​Día de Inocentes​

El debate más imortante es con uno mismo para evitar errores garrafales.